“Renunciar” puede ser una palabra de ocho letras… Cómo dejar el trabajo de forma correcta

Dejar un trabajo puede ser catártico. El agotamiento, los malos jefes, los compañeros de trabajo locos y/o las nuevas y emocionantes oportunidades pueden hacer que renunciar a un trabajo se sienta como el máximo poder. Tanto si se trata de un ascenso, como de un cambio o simplemente de una salida, ¡estás en el camino! Al dar ese paso, ten cuidado con la huella que dejas atrás. La Oficina Nacional del Trabajo calcula que el número medio de empleos en la trayectoria profesional de una persona es de once o más. Te guste o no, ese trabajo que estás dispuesto a dejar, puede ser (inadvertidamente) una influencia en el resto de tu carrera. Unos cuantos pasos clave integrados en la gestión de tu carrera pueden evitar que “abandonar” se convierta en una palabra de cuatro letras para tu futuro profesional.

Primer paso: Mapa de carrera “Quest”

Tu carrera es tuya. Lo que ocurra en tu carrera, reactiva o proactivamente, es tuyo: aduéñate de ello. Elabora un plan de carrera para ti mismo que dé cabida a los cambios, los obstáculos y las oportunidades. ¿Qué tiene eso que ver con la renuncia? El mapa de tu carrera debería ser la herramienta de navegación para saber cuándo salir, las diferentes rutas a tomar y un punto de referencia para gestionar los giros en U de tu carrera, los atajos y las carreteras secundarias.

Segundo paso: estás aquí, estate aquí

Sé sincero sobre tus objetivos futuros, pero mantén la atención en el punto en el que te encuentras. Ten en cuenta que tu jefe/gerente/director general quiere personas en las que pueda confiar. Hay negocios que hacer para los que fuiste contratado. Comunica tus objetivos, pero no cometas el error de buscar tu próxima oportunidad hasta el punto de distraerte. El empleo debe ser una calle de doble sentido. Tu trabajo actual es un paso en tu trayectoria profesional, a cambio de tu esfuerzo y rendimiento. No rendir bien, antes de renunciar, conduce a un daño en la carrera que puede tardar años en recuperarse.

Tercer paso: El tiempo lo es todo

¿Cómo es el calendario? En otras palabras, marcharse durante una temporada alta o un plazo conocido puede ser tan malo como marcharse sin más. ¿Es usted responsable de un producto único que requerirá un tiempo considerable para que alguien lo sustituya? ¿Hay alguien capacitado para sustituirle? Asigne tiempo para la formación y la transición. En muchos casos, entre cuatro y seis semanas son muy apreciadas.

Cuarto paso: Gestione la noticia

Recuerde que los compañeros de trabajo no son necesariamente copilotos de carrera. Ese confidente cercano puede sentirse feliz por ti, pero también enfadado por haber sido abandonado, etc. y compartir inocentemente (o no) la noticia por ti. La dirección necesita oírte a ti y sólo a ti. Comunica que lo dejas en orden jerárquico: primero el jefe, luego el personal y después los compañeros. No dejes lugar a las especulaciones, sé claro y ten tu plan de salida acordado con la dirección para minimizar el impacto en los demás.

Quinto paso: “Déjales con ganas de más”

Esta cita se aplica a todos los trabajos que puedas tener. Incluso uno que esté dispuesto a dejar puede ser el factor decisivo en un puesto más adelante. Además, nunca digas “nunca”. Volver a una empresa en un área, función, rango, etc. diferente es bastante habitual. Asegúrese de que el rendimiento y las relaciones profesionales son estelares. Una de las mejores referencias que se pueden obtener es: “Los volvería a contratar en un instante”.

Sexto paso: Percepciones posteriores al puesto

La comunicación es la clave de la percepción. La comunicación antes y después de dejar el trabajo puede afectar a toda la carrera. Sea claro con todo el mundo sobre cuándo se va, qué entregará y dónde estará después. La única emoción que quieres demostrar es la gratitud por la oportunidad que has tenido. Sé consciente de cómo utilizas las redes sociales. Recuerda que las palabras que se dicen en línea o fuera de ella se oyen, se ven, se guardan y se pueden buscar. De hecho, incluye tu estrategia en las redes sociales en tu plan general de carrera. Mantener los contactos y las conexiones es la clave para conseguir nuevas oportunidades y demostrar las capacidades. Sea cual sea la plataforma, sepa con quién está conectado, por qué y mantenga un nivel de comunicación adecuado a la relación

Conclusión

Renuncia a un trabajo como parte de un paso lógico en tu trayectoria profesional, y evita el daño que puede causar el drama. Céntrate menos en la “renuncia” y más en la gestión de los “próximos” pasos en el camino y llegarás a donde quieres estar por la vía más rápida posible.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.