Cómo leer a un vendedor

Muchas personas se dejan engañar por vendedores consumados y acaban pagando demasiado por un artículo que desean o incluso comprando algo que no necesitan realmente.

Básicamente, los vendedores no son tus amigos. Al contrario, sólo quieren que te sientas lo suficientemente cómodo con ellos para poder venderte algo. Lo hacen para obtener las recompensas resultantes, que a menudo vienen en forma de mayores comisiones por ventas o estatus con su empleador.

Para evitar ser engañado por este proceso de venta, a menudo sutil e incluso directamente deshonesto, aprender a leer a un vendedor puede ser una valiosa habilidad para comprar. Incluso puede ahorrarle miles de dólares en la compra de artículos de gran valor, como coches o casas nuevas.

Las siguientes secciones abarcan algunas de las técnicas más comunes que los compradores experimentados y astutos suelen utilizar para leer a un vendedor.

Cómo detectar cuando los vendedores mienten

Uno de los objetivos más importantes de la lectura de los vendedores es determinar con una probabilidad razonable de éxito cuándo están mintiendo o proporcionando deliberadamente información falsa sobre el producto o servicio que usted podría estar interesado en comprar.

El primer paso para ello es establecer un patrón de comportamiento de referencia observando atentamente al vendedor, sus gestos y su discurso cuando mantiene una conversación normal. Durante este proceso, podría plantear preguntas sobre temas no invasivos como el tiempo o su restaurante favorito, por ejemplo.

A continuación, busque las desviaciones de este patrón cuando se inicie una conversación más profunda relacionada con las ventas. Ciertos signos clave del lenguaje corporal, como parpadear en exceso, desviar la mirada o frotarse la nuca, suelen ser señales reveladoras de que un vendedor está siendo evasivo durante un discurso de venta, especialmente si no muestra este comportamiento durante la conversación inicial, cuando es poco probable que mienta.

Una vez que se obtiene una señal de que un vendedor puede estar mintiendo, se le puede interrogar más sobre el tema para ver si sigue actuando de forma evasiva.

Hacer una evaluación intuitiva

La decisión final sobre la lectura de un vendedor, o de cualquier otra persona, suele dejarse en manos de la intuición, que procede del hemisferio derecho del cerebro y que recoge toda la información disponible e incluso los indicios más sutiles para ofrecer una evaluación rápida y adecuada.

Para utilizar tu intuición, sólo tienes que preguntarte si el vendedor o sus datos dudosos son de fiar y luego escuchar la respuesta silenciosa que se genera en tu interior para discernir la verdad con notable precisión.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.