Tres objetivos de la conciencia de marca

Los estrategas del marketing están de acuerdo en que el conocimiento de la marca en cualquier industria da una ventaja a la empresa. La conciencia de marca cumple varios objetivos para las empresas que buscan aumentar las ventas en el mercado. Una campaña de concienciación de marca debe ser lo suficientemente flexible como para crecer con la empresa y ajustarse si es necesario. La empresa debe tratar de dar a conocer a sus clientes, promocionar su sitio web y añadir valor.
El conocimiento de la marca sigue un proceso determinado, aunque los clientes no suelen pensar en estos pasos a la hora de elegir un producto. En primer lugar, el cliente percibe la necesidad de un producto. En muchos casos, buscará información sobre qué producto comprar. Suele evaluar sus alternativas, aunque en algunos casos, como en la compra de una bebida, puede limitarse a comprar lo que le conviene. Al mismo tiempo, dará un valor, tanto económico como personal, al producto que piensa comprar. Después de comprar su producto, revisará su compra y hará ajustes. A veces estos ajustes serán inmediatos; en otros casos, son a largo plazo. Por ejemplo, si no le gusta la bebida que ha comprado, al día siguiente elegirá otra. Pero si no le gusta el vehículo que ha comprado, pueden pasar de dos a cinco años hasta que haga una compra diferente.
Crear conciencia de los clientes

Diríjase a la base de clientes deseada. A partir de ahí, la empresa puede evaluar más fácilmente lo que tiene que hacer para aumentar el conocimiento de los clientes. Por ejemplo, una estrategia de concienciación de los clientes se centrará en diferentes audiencias según se trate de juguetes, productos para el automóvil o andadores para personas con problemas de movilidad. En cada caso, la empresa utilizará diferentes campañas publicitarias para aumentar el conocimiento de los clientes. Cada empresa necesita superar ciertos retos para que el cliente entienda las ventajas de trabajar con esa empresa en particular.
Promover el sitio web

Un sitio web ayuda a crear una base de clientes en todo el mundo. Los clientes ya no se limitan a comprar en una ubicación geográfica concreta. Un cliente puede investigar un producto y luego hacer un pedido por catálogo o por teléfono en lugar de visitar personalmente la empresa. Contratar a un diseñador gráfico puede ayudar a una empresa a proyectar el tipo de imagen que quiere dar. La coordinación de las tarjetas de visita, los materiales de marketing y la publicidad adicional mejoran el conocimiento de los clientes. La coherencia en el diseño ayuda a los clientes a relacionar el logotipo con la empresa y el producto.

Cada cliente determinará el valor de manera diferente. El conocimiento de la marca puede dar a su empresa esa “ventaja” para que sus clientes sean conscientes del valor adicional que ofrece su empresa. Esto podría ser en forma de servicio, como tres cambios de aceite gratuitos en un año con la compra de una motocicleta. Su envase puede ser ligeramente más grande, lo que supone un aumento de la cantidad. Su ubicación puede ser única y de fácil acceso. El negocio puede patrocinar eventos especiales, promover el servicio de voluntariado o apoyar a una organización valiosa. Tendrá que decidir cuál de estas vías funcionará mejor para su empresa.

Por último, dé a la empresa el tiempo necesario para desarrollar la conciencia de marca. En la mayoría de los casos, este proceso no se produce de la noche a la mañana. Aunque el objetivo final es que la empresa identifique el nivel de éxito de las campañas de concienciación de la marca, siempre debe seguir apreciando y haciendo un seguimiento del más mínimo progreso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.