Cómo conseguir un aumento de sueldo

A medida que uno progresa y se desarrolla en una empresa, es probable que llegue un momento en el que empiece a pensar en su salario y en si debería cobrar más. No es en absoluto una conversación fácil con su empleador, pero merece la pena. Es importante recordar que no tienes derecho a un aumento, en última instancia es decisión del empresario si lo obtienes o no, así que no seas exigente con lo que crees que mereces. La preparación es la clave, así que si crees que mereces un aumento, estas son las formas de enfocar la discusión con tu empleador.
Concierte una reunión

Es importante que conciertes una reunión formal con tu empleador para discutir tu aumento. No puedes esperar que te tomen en serio si te acercas a su mesa mientras están trabajando y les pides uno. Esta forma de actuar no impresionará a tu empleador. Una discusión sobre el salario es formal y la reunión debe organizarse correctamente.
Investiga

No basta con pedir un aumento de sueldo, sino que hay que ser capaz de dar razones para conseguirlo, lo que implica investigar. Si se le paga menos que a los empleados que desempeñan la misma función o si está por debajo de la tarifa del mercado, asegúrese de tener pruebas que lo justifiquen. Es probable que tu empresa tenga que tomarse un tiempo para estudiar tu solicitud de aumento y necesitará documentos que lo justifiquen para tomar la decisión.
Logros

Además de las pruebas basadas en otros sueldos, también debe estar preparado para hablar de sus logros desde que empezó a trabajar. Si ha superado las expectativas de su función o cree que tiene la responsabilidad de un puesto más alto, tendrá que poder demostrarlo. La mayoría de los directivos están ocupados con sus propias funciones, por lo que puede darse el caso de que no entiendan del todo lo que estás haciendo.
Expectativas realistas

Tus razones para pedir un aumento pueden ser que tienes dificultades para llegar a fin de mes, pero eso no es motivo para que tu jefe te lo conceda. Que puedas o no pagar tus facturas no es realmente una preocupación de tu empleador y no es una razón para ofrecerte más dinero. Tienes que poder justificarlo y ser realista con tus expectativas.
Flexibilidad

Puede ser que tu empleador simplemente no pueda permitirse el lujo de darte un aumento debido a las limitaciones presupuestarias y es importante que no les ofrezcas un ultimátum. Si dicen que no, puede haber alternativas que puedan ofrecer. Por ejemplo, pueden estar dispuestos a permitirte trabajar desde casa uno o dos días durante la semana para ahorrarte los gastos de viaje o pueden reconsiderarlo más adelante. Es importante tener una mentalidad abierta en las discusiones y no tomarse ninguna decisión como un ataque personal.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.