¿Sabe cómo gestionar los impuestos de su pequeña empresa?

Pequeña empresa

Las pequeñas empresas deben retener los impuestos federales sobre la renta de los salarios de sus empleados y pagarlos directamente a Hacienda. El importe depende de la cuantía de los pagos, del número de exenciones que reclame cada empleado, de su estado civil y de la frecuencia de los pagos. Cada empleado debe rellenar un formulario W-4 para determinar las exenciones de retención.
Los empresarios también deben retener el 6,2% de los ingresos de cada empleado para la Seguridad Social y el 1,45% de los ingresos de cada empleado para Medicare, además de la aportación complementaria que realiza el empresario.

La mayoría de los empleadores también están obligados a pagar impuestos federales y estatales por desempleo en virtud de la Ley Federal de Impuestos por Desempleo.

Un impuesto especial es un impuesto que se paga por la venta o fabricación de determinados productos. Por ejemplo, los impuestos medioambientales, los impuestos sobre las comunicaciones o los impuestos sobre los carburantes pueden ser impuestos especiales aplicados a una determinada empresa. Dependiendo de lo que la empresa fabrique o venda, algunas empresas podrían no estar obligadas a pagarlos.
Empresa unipersonal Una empresa unipersonal es una compañía con un solo propietario que no está registrada en el estado como una sociedad de responsabilidad limitada o una corporación. El propietario no paga el impuesto sobre la renta por separado para la empresa, pero declara los ingresos o las pérdidas del negocio en su declaración de la renta individual. El propietario es inseparable de la empresa unipersonal, por lo que es responsable de cualquier deuda del negocio.

Los autónomos o propietarios únicos declaran sus impuestos a través del formulario 1040 y el Anexo C para las ganancias y pérdidas netas de su negocio. Los empresarios también están obligados a realizar pagos trimestrales de impuestos estimados si esperan que su negocio gane más de 1.000 dólares.
Sociedades colectivas Una sociedad colectiva es un negocio que tiene uno o más propietarios y que no es una sociedad de responsabilidad limitada o una corporación. Los socios comparten a partes iguales la responsabilidad de los beneficios y las pérdidas de la empresa, así como sus deudas y obligaciones. La sociedad en sí no paga impuestos sobre la renta, pero cada socio tiene que declarar su parte de los beneficios o pérdidas de la empresa en su declaración de impuestos individual. También es necesario realizar pagos de impuestos estimados para cada uno de los socios para el año en curso.Las sociedades colectivas deben presentar una declaración en el formulario 1065 que muestre los ingresos y las deducciones. Las sociedades colectivas deben presentar una declaración en el formulario 1065 que muestre los ingresos y las deducciones.
Sociedades de responsabilidad limitada Una sociedad de responsabilidad limitada es una organización empresarial que tiene uno o más socios generales que gestionan el negocio y asumen las deudas y obligaciones legales, y uno o más socios limitados que no participan en las operaciones diarias y son responsables sólo en la medida de sus inversiones. Como socio comanditario, usted participa en los beneficios y pérdidas, y éstos son hechos imponibles para usted. Esto significa que si la sociedad gana dinero en un momento del año y los socios generales reinvierten esos beneficios en lugar de pagárselos a usted, es posible que tenga que pagar impuestos aunque no reciba dinero en efectivo a cambio. Asegúrese de consultar con un profesional fiscal si participa en una sociedad limitada.
Corporaciones Una corporación es una entidad legal independiente, estructurada y regulada por la ley estatal. Esto implica que los propietarios de la corporación no son directamente responsables de las pérdidas o deudas del negocio. Hay corporaciones “C”, de las que hablaremos más adelante, y corporaciones “S”, que son las que eligen la tributación tipo sociedad, como se ha comentado en la sección de Sociedades. Los propietarios pagan impuestos sobre los beneficios que se les pagan a través del salario, las primas o los dividendos. La propia sociedad paga impuestos sobre los beneficios anuales, denominados ingresos netos. Existen tipos impositivos especiales que se aplican a este tipo de empresas. Si una sociedad pagara a sus propietarios sus ingresos netos anuales después de impuestos en forma de dividendos, los propietarios tendrían que tributar por los dividendos. Esto se denomina doble imposición porque los ingresos brutos de la empresa se gravan y los dividendos pagados a los propietarios se gravan de nuevo. La doble imposición sólo se aplica a los dividendos, ya que los salarios y las primas forman parte de los gastos de la empresa y son deducibles.

Las corporaciones deben presentar una declaración de impuestos sobre la renta, independientemente de si recibieron o no ingresos, presentando el formulario 1120. Las corporaciones “S” utilizan el formulario 1120S y también están obligadas a realizar pagos de impuestos estimados.
Corporaciones sin ánimo de lucro Las corporaciones sin ánimo de lucro son aquellas que son benéficas, educativas, científicas, literarias o religiosas. Estas corporaciones no pagan impuestos federales o estatales sobre los beneficios. Las organizaciones sin ánimo de lucro también pueden recaudar fondos públicos o privados y recibir donaciones de empresas o particulares.
Autónomos

Puede deducir hasta el 60% de su seguro médico, el de su cónyuge y el de las personas a su cargo, si trabaja por cuenta propia o es accionista de una sociedad “S”, o si no tiene derecho a participar en un plan de salud subvencionado por la empresa.
Oficina en casa

Puede decidir que su casa sea su lugar principal de trabajo y tener derecho a una deducción por oficina en casa. Para ello, debe determinar el porcentaje de su vivienda que se utiliza para fines profesionales. Para calcularlo, divida los metros cúbicos de su casa utilizados para fines empresariales entre los metros cúbicos totales de su casa. Este porcentaje se aplica a los gastos indirectamente relacionados, como las facturas de los servicios públicos, los intereses de la hipoteca o el alquiler, los impuestos inmobiliarios, las reparaciones, la recogida de basura y el mantenimiento. Los gastos directamente relacionados con su negocio, como ordenadores e impresoras, son deducibles al 100%. Su línea telefónica principal no es deducible, pero una línea secundaria y las llamadas de larga distancia de la empresa sí lo son.

Antes de aprovechar estas deducciones, tenga en cuenta las consecuencias de la venta de su casa. Es posible que tenga que pagar impuestos sobre las reclamaciones de depreciación y las ganancias pasadas relativas a la parte de su casa que corresponde a su negocio. Además, como su oficina en casa ya no se considera parte de su vivienda completa, esa parte no estará sujeta a las disposiciones de exclusión de ganancias por la venta de una residencia personal (hasta 500.000 dólares para parejas casadas).

Además, tenga en cuenta que desde que algunos contribuyentes han abusado de las deducciones de la oficina en casa, el IRS está endureciendo las normas sobre las deducciones de la oficina en casa, así que asegúrese de leer la última información del IRS para confirmar que está siguiendo las reglas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.