La inteligencia emocional y su impacto en el liderazgo

Definida como las habilidades o la capacidad necesaria para identificar, evaluar y controlar las emociones de uno mismo, de otras personas o de grupos enteros, la inteligencia emocional es un concepto que se ha hecho muy popular en los textos de gestión y en la literatura relacionada por su capacidad para mejorar y capitalizar el potencial humano de una organización.
El uso de la inteligencia emocional, que busca apoyar los recursos cognitivos, emocionales y físicos de un líder, es una herramienta moderna de gestión eficaz, que permite al individuo gestionar una amplia gama de empleados que a menudo desempeñan un conjunto único de funciones. Además, las competencias emocionales y personales son dos factores primordiales que han demostrado estar directamente relacionados con el rendimiento dentro de un entorno laboral, por lo que su identificación y análisis son esenciales para una gestión eficaz, así como para un mayor desarrollo del capital humano de la organización.
Vale la pena ser “simpático

En parte, la inteligencia emocional es una respuesta a los problemas a los que se enfrentan las empresas en el mundo moderno. Con presupuestos más ajustados, costes crecientes y la continua exigencia de producir más por menos, es necesario desarrollar un nivel más alto de habilidades de liderazgo, que permita afrontar con eficacia los retos de la elevada rotación de personal, un entorno empresarial que cambia rápidamente y la demanda cada vez mayor de productos y servicios mejorados. Y, al menos en parte, la solución a estos problemas se encuentra en un líder que posea conocimientos técnicos, así como las habilidades sociales y emocionales que le permitan afrontar y superar los retos mencionados y maximizar el potencial humano de su organización al tiempo que logra su propia agenda personal.

Cualquier organización a la vanguardia de su sector necesita retener a los mejores empleados para seguir siendo competitiva. Y si echamos un vistazo a los factores que contribuyen a los niveles más altos de creatividad y eficacia en el lugar de trabajo dentro de este tipo de empresas, encontraremos componentes de inteligencia emocional 9 de cada 10 veces.

Esto se debe a que la duración del empleo está directamente vinculada a la relación del individuo con su supervisor inmediato, y algunas cifras informan de que sólo el 11% de los empleados que calificaron a su jefe como “excelente” considerarían la posibilidad de buscar un nuevo trabajo. Esta cifra contrasta con el 40 por ciento que consideraría la posibilidad de marcharse si calificara a su jefe de “malo”.Ascender requiere algo más que capacidad técnica

Tus habilidades pueden conseguirte un gran trabajo, pero la inteligencia emocional es lo que te permite mantenerlo y, lo que es más importante, conseguir un ascenso y motivar a los que te rodean. De hecho, algunos psicólogos creen que la inteligencia emocional importa el doble que las habilidades técnicas y analíticas combinadas. Y cuanto más asciende el individuo dentro de una organización, más crucial se vuelve la inteligencia emocional, lo que no es realmente una sorpresa dado el alto grado de lealtad que se requiere para inspirar a la gente hacia la consecución de un objetivo expansivo, complejo o a largo plazo.

Para ascender en la escala empresarial moderna, un líder debe ser competente en su campo, pero también tener un sentido afinado de la inteligencia emocional. En concreto, se espera que sean más positivos, accesibles, cálidos, empáticos y optimistas, rasgos que muchos consideran más importantes que la inteligencia cognitiva tradicional para alcanzar con éxito los objetivos del lugar de trabajo. La razón de esto puede deberse al hecho de que un enfoque en la inteligencia emocional a menudo incluye la capacidad de contener cualquier sentimiento negativo y centrarse en cambio en un resultado positivo – una capacidad que es vital para los líderes y ejecutivos de alto alcance.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.