Importancia de desarrollar habilidades de liderazgo

¿Qué hace a un buen líder? La respuesta varía mucho dependiendo de a quién se le pregunte, y los investigadores no se ponen de acuerdo sobre los componentes críticos que forman parte del jefe corporativo más eficaz. Pero hay rasgos en los que sí están de acuerdo, como los componentes de la personalidad y las habilidades adquiridas. Algunos creen que incluso la propia situación de liderazgo influye en la eficacia del líder.
Habilidades de liderazgo importantes

Compromiso, resolución y perseverancia – conducir todos los aspectos de la organización hacia un propósito unificado singular.
Asumir riesgos – romper las convenciones y desarrollar nuevos productos y servicios para establecer el dominio del mercado (y posiblemente incluso crear un mercado único).
Planificación: aunque un líder no suele implicarse demasiado en los detalles, debe orquestar un plan de alto nivel que impulse a todos hacia el objetivo unificado.
Motivación: un líder eficaz debe ser capaz de alentar las contribuciones de toda la organización, navegando por los motivadores específicos de cada individuo o grupo para pulsar los botones correctos e inspirar a los empleados de todos los niveles para lograr no sólo su mejor versión personal, sino lo mejor para la organización en su conjunto.
Habilidades de comunicación que se basan en la escucha activa: mucho más que ser capaz de hablar y escribir de forma persuasiva, las habilidades de comunicación del liderazgo incitan a los demás a trabajar hacia el objetivo establecido en línea con el camino que el líder ha elegido.
Poseer u obtener las habilidades necesarias para alcanzar con éxito los objetivos empresariales: aportar un conjunto de conocimientos únicos o adquirirlos personalmente o a través de los empleados y otros subordinados.
¿Qué hace que estas habilidades individuales sean tan importantes?

En primer lugar, hay que hacer una distinción: la diferencia entre un líder y un gestor. Un líder es alguien que hace lo correcto, mientras que un gestor hace las cosas bien. O dicho de otro modo, la gestión es una ocupación, el liderazgo es una vocación.

Tal y como se indica en la lista anterior, esta vocación exige una visión única del éxito y las herramientas necesarias para comunicar y aplicar esa visión. El líder debe poseer un conjunto de convicciones claramente definidas y la audacia y habilidad para traducir su visión en una realidad. Por eso muchos creen, como se ve en Lo que motiva a los verdaderos líderes, que el desarrollo más exitoso de las habilidades de liderazgo tiene lugar cuando el líder se orienta hacia el desarrollo de individuos o construcciones sociales. Con un liderazgo eficaz, todos los participantes de la organización confían en que alguien que conocen está trabajando por un bien mayor, tanto en su nombre personal como en el de la empresa, así como por el impacto más amplio creado por el producto o servicio específico. Y dentro de este sistema, uno de los elementos más críticos para el éxito es un líder en el que puedan depositar su confianza. Y es que el verdadero liderazgo consiste en llevar a las personas a lugares a los que no irían o no podrían ir por su cuenta. Y lograr ese nivel de lealtad y dedicación es casi imposible sin la genuina lealtad que inspiran las verdaderas habilidades de liderazgo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.