Ejemplos de innovación inspiradores de notables pioneros

Para los aspirantes a empresarios, el camino que tienen por delante suele parecer oscuro y desalentador. Las probabilidades están siempre en contra de uno, y las inversiones iniciales pueden ser asombrosas.

En un escenario clásico de alto riesgo y alta recompensa, hay que apostar fuerte para ganar a lo grande. Hay muchas historias de pobreza a riqueza, y otras tantas de riqueza a pobreza en el mundo de los pioneros empresariales.

Sin embargo, hay algunas historias alentadoras que capturan la imaginación: que un pequeño cambio, una diminuta innovación, puede convertir un buen producto en uno absolutamente necesario.

George De Mestral

El ingeniero eléctrico George De Mestral salió un día de caza en los Alpes suizos en 1941 con su perro. Al volver a casa, se dio cuenta de que varias semillas espinosas -llamadas abrojos- estaban pegadas a su ropa y al pelo del perro.

Al darse cuenta de las extrañas propiedades adhesivas de las semillas, se las llevó a casa y las examinó al microscopio, donde observó cientos de ganchos que se enganchaban a cualquier cosa con un lazo, como la tela, la piel o el pelo. Mestral vio al instante la posibilidad de unir dos hojas de material similar de forma reversible, con diminutos ganchos y bucles, en sustitución de botones, cordeles, cremalleras y otros cierres.

Al principio, sus colegas ridiculizaron su idea, pero él se aferró a ella y la llevó a Lyon (Francia), el centro del tejido y los textiles, para crear dos prototipos de tiras de algodón que funcionaron correctamente. Sin embargo, la combinación adecuada de ganchos y bucles era casi imposible de fabricar. Finalmente, como última idea, Mestral creó dos tiras idénticas de bucles, cortó la parte superior de los bucles de la segunda tira con unas tijeras y creó bucles y ganchos que coincidían perfectamente.

Perfeccionar este proceso le llevó casi una década, hasta que su producto -el velcro- fue finalmente patentado en 1955.

Murray Handwerker

Murray Handwerker trabajó en el puesto de perritos calientes de su padre en Coney Island en la década de 1920, y pasaba tanto tiempo en el restaurante que decía que consideraba las cajas de panecillos para perritos calientes como su corralito.

Durante su juventud, trabajó en el puesto durante tantas horas que su cuerpo tenía problemas para recuperarse del esfuerzo físico. Una gira por Europa durante la Segunda Guerra Mundial cambió la perspectiva del mundo de Handwerker.

Handwerker vio que los ahorros acumulados por su padre podían servir para ampliar el popular puesto de perritos calientes con franquicias. Después de tres décadas de expansión, en las que se vieron clientes tan famosos y con tanta historia como Al Capone, Franklin D. Roosevelt y Barbra Streisand, el restaurante, Nathan’s Hot Dogs, se había ampliado a 43 restaurantes y 10 franquicias en 1977.

La empresa se vendió a inversores privados en 1987, asegurando el futuro de toda la familia Handwerker para las generaciones venideras.

Nolan Bushnell y Ted Dabney

En 1972, Nolan Bushnell y Ted Dabney eran dos programadores informáticos con una idea visionaria: juegos de ordenador en la televisión de casa. Ambos fundaron Atari, la primera gran empresa de videojuegos de la era moderna.

Los fundadores contrataron a Allan Alcorn, un especialista en ingeniería eléctrica e informática, para que les ayudara a desarrollar la revolucionaria idea de los “videojuegos”. La tecnología en 1972 era muy limitada, ya que la creación de un solo píxel en movimiento en la pantalla era una inmensa tarea de procesamiento, y muchos hogares seguían utilizando televisores en blanco y negro.

Fue un milagro que el trío fuera capaz de crear un juego con dos palas móviles (dos líneas verticales) y una pelota (un solo píxel) para reproducir un juego de tenis de mesa.

Atari probó el producto, Pong, en un bar local, colocando el prototipo junto a las máquinas de pinball, el sistema de entretenimiento más popular de la época, y el juego se convirtió en un éxito rotundo. Sin embargo, replicar el prototipo para su producción en masa fue un proceso doloroso y lento, con sólo diez máquinas al día, muchas de las cuales no superaban las pruebas de control de calidad.

Pero la paciencia dio sus frutos para el trío Pong: al año siguiente, Pong se había extendido a países extranjeros y había sido aclamado como el producto seminal en el nuevo campo de los videojuegos. Sin Pong, seguramente no habríamos tenido Pac-Man (1980), Super Mario Brothers (1985) y los actuales títulos triple A como Call of Duty, Mass Effect o World of Warcraft.

El trío Atari hizo que los consumidores de a pie creyeran que controlar objetos en un televisor podía ser una realidad.

 

Estas son sólo tres historias inspiradoras de una biblioteca de historias de éxito.

Todo emprendedor debe armarse de valor para enfrentarse al desalentador abismo y creer que, mediante el trabajo duro y la perseverancia, puede nacer un pionero empresarial, un innovador.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.