Cómo motivar a los trabajadores en tiempos difíciles

Una de las principales tareas de un directivo es mantener alta la moral de los miembros del equipo. Los trabajadores son más productivos en un entorno positivo y toda organización desea que sus empleados estén motivados para que realicen sus tareas con entusiasmo. Esto es especialmente cierto cuando las condiciones económicas o de mercado son difíciles.
Una plantilla dedicada y trabajadora puede ser el factor clave que puede llevar a una empresa por delante de sus competidores. Pero, ¿cómo puede un directivo conseguir que su equipo se mantenga motivado y funcione de manera que ayude a alcanzar los objetivos de la empresa?
Comparta el panorama general

Los empleados prestarán más atención a sus tareas si son conscientes de la importancia del papel que desempeñan. El trabajo de un representante de atención al cliente puede consistir en dar respuesta a las consultas de los clientes. Pero si los empleados que desempeñan esta función son conscientes de que los clientes satisfechos son la mejor publicidad para cualquier organización, irán más allá de la mera respuesta a las preguntas e intentarán hacer todo lo posible para resolver los problemas que se planteen.

Todos los empleados deben saber lo importante que es su función para el negocio de la empresa. Deben entender que si las ventas de la organización aumentan y sus beneficios crecen, ellos también se beneficiarán.
Capacitar a los trabajadores

Una empresa de fabricación espera que sus empleados produzcan productos de alta calidad y sin defectos, mientras que una empresa orientada a los servicios quiere que sus trabajadores cumplan y superen las expectativas de los clientes. Pero, ¿tienen los empleados de la empresa las herramientas y la autoridad necesarias para hacer su trabajo con eficacia?

Es esencial que toda organización ofrezca un entorno de trabajo seguro y confortable, equipos modernos y actualizados y todas las demás facilidades que permitan a los trabajadores realizar sus tareas con eficacia.

Si a un trabajador del taller se le proporciona maquinaria anticuada, o si un representante de ventas no está autorizado a comprometerse con los horarios, no le será posible ofrecer los resultados esperados.
Tratar a los empleados con respeto

Un estímulo o una palabra amable pueden hacer maravillas. Los elogios y el reconocimiento por un trabajo bien hecho elevarán la moral y conducirán a un aumento de la productividad.
Por el contrario, un directivo mordaz que grite constantemente a los empleados sólo servirá para desmotivarlos y perjudicar la imagen de la empresa.
Establezca objetivos cuantificables

Diga a los trabajadores lo que se espera de ellos de forma clara e inequívoca. Compruebe periódicamente los logros reales en relación con los objetivos fijados. Una descripción detallada del trabajo de cada función aportará claridad y ayudará a los empleados a centrar sus esfuerzos.

Cuando el personal de una organización se da cuenta de que su trabajo será juzgado objetivamente, se concentrará en los resultados. En consecuencia, la empresa será testigo de una mejora del rendimiento.
Anime a los trabajadores a comunicarse

Todas las organizaciones de éxito son muy exigentes a la hora de mantener abiertos sus canales de comunicación con el personal a todos los niveles. Esta práctica da a la alta dirección la oportunidad de conocer las cuestiones y los problemas a medida que van surgiendo. Las quejas de los empleados pueden abordarse en una fase temprana.
Los directivos deben inspirar con el ejemplo

La mayoría de los trabajadores se dirigen a sus jefes de equipo o a los miembros de la alta dirección para que les orienten sobre diversas cuestiones. Si los directivos tienen una actitud positiva, ésta se contagiará al personal. Por el contrario, si los altos directivos son autocráticos, esto afectará negativamente a la moral de los empleados.

Los directivos deben tener en cuenta lo que Maya Angelou, la poeta y activista de los derechos civiles, dijo sobre la motivación: “He aprendido que la gente olvidará lo que dijiste, la gente olvidará lo que hiciste, pero la gente nunca olvidará cómo les hiciste sentir”.

Si quieres que los empleados sigan siendo felices, motivados y productivos, trátalos bien.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.