Premio de la más alta calidad que puede ser ganado por una persona o empresa japonesa. Instituido en 1951 por el pionero estadounidense de la calidad W. Edward Deming cuando estaba en Japón asesorando a empresas locales, ahora es administrado por la Unión Japonesa de Científicos e Ingenieros (JUSE). También llamado premio Deming.

El Premio Deming, que se otorga a las organizaciones, ha ejercido una influencia inconmensurable, directa e indirectamente, en el desarrollo del control y la gestión de la calidad en Japón.

Las organizaciones solicitantes y las divisiones de las empresas buscaron nuevos enfoques para la gestión de la calidad que respondieran a las necesidades de su entorno empresarial y se presentaron al Premio Deming. Esas organizaciones desarrollaron métodos eficaces de gestión de la calidad, establecieron las estructuras para la aplicación y pusieron en práctica los métodos.

Por lo general, quienes se han presentado al Premio comparten la sensación de que han tenido una experiencia valiosa y de que el principio de gestión de lograr el éxito empresarial a través de la mejora de la calidad ha funcionado realmente. Al ser testigos del éxito de estas organizaciones, muchas otras organizaciones se han inspirado para comenzar su propia búsqueda de la gestión de la calidad. Aprendiendo de quienes les precedieron, los nuevos profesionales están convencidos de que la gestión de la calidad es una clave importante para el éxito de su negocio y que el reto de obtener el Premio puede proporcionar una excelente oportunidad para aprender metodologías de calidad útiles. Así, la gestión de la calidad se ha extendido a muchas organizaciones, sus métodos han evolucionado a lo largo de los años y han contribuido al avance de las actividades de mejora de estas organizaciones.

Este mecanismo que fomenta el autodesarrollo de cada organización proviene del proceso de examen del Premio Deming, aunque el propio proceso ha suscitado algunas críticas en el sentido de que los criterios de calificación del Premio Deming no están claros. Para hacer más transparente el proceso de examen y comunicar con mayor claridad las intenciones del Premio Deming, se presentan ahora los criterios de evaluación y los criterios de valoración para la aprobación.

Sin embargo, la postura básica del Comité sobre los criterios de examen sigue siendo la misma. Es decir, los criterios deben reflejar las circunstancias de cada organización solicitante.

El examen del Premio Deming no requiere que los candidatos se ajusten a un modelo proporcionado por el Comité del Premio Deming. Más bien, se espera que los solicitantes comprendan su situación actual, establezcan sus propios temas y objetivos y se mejoren y transformen a sí mismos en toda la organización. No sólo se examinan los resultados obtenidos y los procesos utilizados, sino también la eficacia esperada en el futuro. En la medida de sus posibilidades, los examinadores evalúan si los temas establecidos por los solicitantes eran proporcionales a su situación, si sus actividades eran o no adecuadas a sus circunstancias y si es probable que sus actividades alcancen o no sus objetivos más elevados en el futuro.

El Comité del Premio Deming ve el proceso de examen como una oportunidad para el “desarrollo mutuo”, más que como un “examen”. Si bien en realidad los solicitantes siguen recibiendo el examen de un tercero, el enfoque de los examinadores respecto a la evaluación y la sentencia es exhaustivo. Todos los factores, tales como la actitud de los solicitantes hacia la ejecución de la Gestión de Calidad Total (TQM), su estado de implementación y los efectos resultantes, son tomados en cuenta de manera global. En otras palabras, el Comité del Premio Deming no especifica qué cuestiones deben abordar los candidatos, sino que son los propios candidatos los responsables de identificar y abordar dichas cuestiones, por lo que este proceso permite que se sigan desarrollando metodologías de calidad.

El Control de Calidad Total (TQC) que se había desarrollado en Japón como se discutió anteriormente fue reimportado a los Estados Unidos en la década de 1980 y contribuyó a la revitalización de sus industrias. Aunque el término TQC se había utilizado en Japón, se tradujo como TQM en las naciones occidentales. Para seguir una práctica aceptada internacionalmente, Japón cambió el nombre de TQC a TQM.

No hay un éxito fácil en este momento de cambio constante. Ninguna organización puede esperar construir sistemas de gestión de calidad excelentes con sólo resolver los problemas que le han sido planteados por otros. Necesitan pensar por sí mismos, fijarse metas elevadas e impulsarse a sí mismos a desafiar para lograr esas metas. Para estas organizaciones que introducen e implementan el MTC de esta manera, el Premio Deming pretende ser utilizado como una herramienta para mejorar y transformar su gestión empresarial.


Definición de Premio Deming De Aplicación

Término en inglés: Deming Application Prize


Más términos de la categoría p