Bajo el principio de garantía implícita, los productos (bienes o servicios) deben ser aptos para el uso “ordinario” al que están destinados. Pero cuando el vendedor (o proveedor o fabricante) conoce el uso particular del comprador (y el comprador confía en la experiencia o juicio del vendedor al elegir el producto) entonces se crea una “garantía implícita de idoneidad para un propósito particular”. En otras palabras, el vendedor garantiza que el producto será adecuado para el uso específico del comprador. Por ejemplo, si un comprador compra alimentos para su consumo inmediato y confía en el juicio del vendedor de alimentos, entonces existe una garantía implícita de que los alimentos son aptos para el consumo inmediato.


Definición de Garantía Implícita De Idoneidad Para Un Propósito Particular

Término en inglés: Implied Warranty Of Fitness For A Particular Purpose


Más términos de la categoría g