¿Qué motiva a los verdaderos líderes?

El término «líder» se ha utilizado casi hasta la saturación, y ahora designa a cualquiera que desempeñe un papel de liderazgo. Pero ser líder es mucho más que ostentar un título.
Los ejemplos de liderazgo son muy variados, y van desde la lista de Fortune 500 hasta la de las 100 mejores empresas para trabajar de Fortune. Aunque ambas listas contienen empresas de gran éxito, a menudo hay una diferencia notable en la forma en que se dirigen, ya que una se centra en un modelo más tradicional de rentabilidad (orientado a la cuenta de resultados) mientras que la otra trata de ofrecer un enfoque más moderno de los negocios, con líderes que se esfuerzan por sacar lo mejor de sus empleados, un proceso que a su vez permite a esas personas contribuir a la organización de forma más creativa, contribuciones que en sí mismas impulsan el éxito de la empresa.

Y este proceso comienza en la cima.
Definir a un líder

Hay un número ilimitado de formas de describir los atributos de un verdadero líder. Sin embargo, teniendo en cuenta el nuevo enfoque de las empresas centradas en los empleados mencionado anteriormente, los líderes de estas organizaciones se guían por lo que pueden hacer por otras personas y, como tales, suelen poseer los siguientes rasgos
Están dispuestos a escuchar y a tomar decisiones basadas en una amplia gama de opiniones.
Actúa como guía o entrenador, en contraposición a los que dictan
Da crédito por el éxito a los subordinados (en lugar de aceptarlo para sí mismo)
Capacita y empodera dando rienda suelta a las funciones empresariales
Ilumina a las personas a través del desarrollo y la educación, ya sea a partir de la experiencia personal del líder o de recursos externos
Inspira a los demás mediante un nivel de creencia personal en la empresa
Motiva a las personas mediante el refuerzo positivo y las recompensas
Lidera con el ejemplo
Sirve a las personas, velando por sus intereses
Servir a los demás a través del empoderamiento

Los rasgos mencionados anteriormente tienen una cosa en el centro: las personas. Y es este enfoque en las personas lo que parece motivar a muchos de los líderes más exitosos, desde entrenadores deportivos hasta empresarios. El verdadero líder, que a menudo posee una capacidad innata para ver en los demás lo que esas personas no ven en sí mismas, cultiva lo mejor de las personas y desea realmente que tengan éxito. En este escenario, el líder está motivado para liberar a los subordinados en lugar de controlarlos, generando así un entorno más colaborativo que conduce a la innovación, la ventaja competitiva y el éxito general.

Aunque este enfoque es poco práctico para el ejército o las fuerzas del orden, donde es necesario seguir las órdenes de un líder autoritario debido a la naturaleza a menudo confidencial de la información, en general, los verdaderos líderes del mundo civil se esfuerzan por ayudar a los demás a aprender, crecer y desarrollarse liberándolos de las limitaciones que los frenan. Al hacerlo, estos individuos inspiran un estado natural de lealtad que, como se ha visto en las 100 mejores empresas para trabajar citadas anteriormente, conduce a un éxito incuestionable.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.