¿Qué estrategia de gestión debo utilizar en una crisis económica?

Cuando hay una recesión, las empresas reaccionan de diferentes maneras. Algunas la ignoran durante el mayor tiempo posible, esperando que sea una fase temporal que desaparecerá pronto. Las empresas que adoptan un enfoque de “seguir como si nada” son las que más sufren en caso de que la recesión económica se prolongue durante algún tiempo.
Las empresas bien gestionadas, en cambio, adoptan un enfoque proactivo cuando ven los primeros signos de una recesión económica. Muchas de estas empresas adoptan una estrategia para reducir costes y generar efectivo. Su plan para hacerlo puede incluir
Reducir los costes operativos

Cuando las condiciones del mercado son buenas, las empresas no se centran en la reducción de costes. Pero ante el descenso de las ventas y la consiguiente capacidad ociosa, las empresas se ven obligadas a examinar detalladamente cada gasto.

La externalización de diversas actividades puede aportar inmensos beneficios financieros. Además de las evidentes ventajas en cuanto a costes, las empresas obtienen la flexibilidad de añadir o reducir la capacidad subcontratada en función de sus necesidades.

La adopción de esta medida también permite a las empresas concentrarse en sus áreas principales de funcionamiento en lugar de asignar tiempo de gestión a actividades que no son fundamentales para su negocio.
Despidos

Deshacerse de los empleados para reducir los gastos no es una decisión que deba tomarse a la ligera. Además del dolor causado a los trabajadores a los que se les pide que se vayan, la empresa debe considerar varios otros factores.

Si se retira de la nómina a personal bien formado y con experiencia, ¿cómo se incrementará la producción cuando mejore la economía? Pero mantener a un gran número de trabajadores inactivos mientras se les paga puede no ser una opción viable.

Para hacer frente a este problema, muchas empresas adoptan una estrategia de mano de obra innovadora que implica tanto la contratación como el despido. Los empleados de alto coste con habilidades que son fácilmente reemplazables se eliminan de la nómina. Los trabajadores cualificados con conocimientos específicos de la empresa se conservan y el tiempo libre del que disponen se utiliza para formarlos y mejorar sus conocimientos en sus áreas de especialización.

Las empresas que tienen la previsión también aprovechan la recesión para contratar a trabajadores altamente cualificados que están disponibles a un coste relativamente bajo. Este paso les da una enorme ventaja cuando la economía mejora.Vender activos no esenciales

Para sobrevivir a una recesión económica, un requisito esencial es contar con un suministro adecuado de efectivo. La contracción de las ventas y la disminución de la rentabilidad harán que el acceso a los préstamos sea difícil o, como mínimo, muy caro.

Las empresas tendrán que identificar y vender todos aquellos activos que no sean necesarios para la producción u otras actividades esenciales. Es fundamental reunir una reserva de efectivo lo más grande posible. Disponer de una mayor cantidad de efectivo dará a la empresa la fuerza necesaria para sobrevivir a una recesión prolongada.
Desarrollar un plan de juego

No existe una estrategia única que sirva para ayudar a una empresa a sobrevivir a una recesión económica. Cada empresa tendrá que llegar a su propio conjunto de medidas que le permitan salir adelante.

Para algunas empresas, las medidas drásticas de reducción de costes pueden ser suficientes. Otras pueden necesitar estrategias más innovadoras que podrían incluir la adopción de nuevas tecnologías y procesos.

Las empresas que entierren la cabeza en la arena y no tomen ninguna medida para combatir la recesión son las que más probablemente no sobrevivirán.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.