Macroeconomía vs. Microeconomía



Entre las muchas ramas de la economía, dos de las más conocidas son el estudio de la macroeconomía y la microeconomía. Ambos conceptos están estrechamente entrelazados y a veces pueden resultar confusos. Este artículo le proporcionará las explicaciones necesarias para diferenciar entre Macroeconomía y Microeconomía.
Macroeconomía

La macroeconomía se refiere al estudio de la economía en su conjunto, es decir, a conceptos como la industria, el país o los factores económicos mundiales. La macroeconomía incluye el estudio de conceptos como el Producto Interior Bruto (PIB) de un país, las tasas de desempleo, la tasa de crecimiento y cómo todos estos conceptos interactúan entre sí.

El estudio y la aplicación de la macroeconomía son increíblemente importantes a nivel gubernamental, ya que la política y la decisión económica y las regulaciones promulgadas por el gobierno pueden tener un gran impacto en muchos aspectos de la economía en general. Para demostrar la teoría macroeconómica en la práctica, veremos brevemente cómo encajan los tipos de interés en la política macroeconómica.

Se estudia a fondo el establecimiento de los tipos de interés adecuados en una economía, en la que el gobierno establece un tipo básico y los bancos trabajan a partir de él. Si los tipos de interés suben:
La gente puede ahorrar más dinero al obtener una mayor rentabilidad de sus depósitos.
Las empresas invertirán en una menor expansión, ya que pedir dinero prestado costará relativamente más.
La moneda local subirá de valor porque ahora los depósitos en esa moneda pueden ganar más en comparación con otras monedas.
La inflación bajará, porque en general el ahorro aumenta y el gasto disminuye y la gente compra menos.
Si los tipos de interés bajan, se espera lo contrario para cada punto.

Esto se vuelve muy complejo porque «subir relativamente» o «bajar relativamente» son relaciones muy vagas y también hay muchos factores que influyen en la toma de decisiones (por ejemplo, los impuestos y las tasas de empleo). Además, hay que tener en cuenta el impacto de las decisiones políticas de otros países, ya que también afectan a la economía de un país.

En teoría, la macroeconomía puede ser fácil porque para cada cambio en una cifra relevante se puede suponer que si todos los demás factores son constantes, esto es lo que sucedería. En realidad, todos los factores cambian constantemente y la política macroeconómica es muy difícil de gestionar.

La microeconomía se refiere a los estudios económicos más específicos de los individuos o las empresas. Cómo establecen los precios las empresas, cómo afectan los impuestos a la toma de decisiones individuales, el concepto de oferta y demanda. La microeconomía estudia todas las pequeñas decisiones e interacciones económicas que se suman a los conceptos generales que estudia la macroeconomía.

El estudio y la aplicación de la macroeconomía son los más utilizados por las empresas para establecer el precio de sus productos mediante la comprensión de las necesidades de los consumidores. Para ello es fundamental el concepto de oferta y demanda y cómo ambos factores influyen en la fijación de precios.

La oferta: Si hay un exceso de oferta de un producto concreto, el precio bajará de forma natural (suponiendo que la demanda de ese producto se mantenga constante). La gente no quiere el producto más que antes, pero como hay tanta oferta de ese producto la gente sólo está dispuesta a pagar una cantidad limitada. En cambio, si la oferta disminuye, pero la demanda se mantiene, la gente está dispuesta a pagar más por ese mismo producto.

La demanda: Si la gente quiere un producto más que antes, por ejemplo, si se ha convertido en el artículo «imprescindible» del año, el precio de ese producto subirá si la oferta de ese producto sigue siendo la misma. La gente pagará más por obtener el producto para asegurarse de que lo tiene. Si la demanda disminuye, por ejemplo, si algo pasa de moda, puede seguir habiendo la misma cantidad en el mercado para su venta, pero la gente ya no lo quiere, por lo que el precio baja.

Estas relaciones son el eje central de la microeconomía y de cómo diversos factores (por ejemplo, los impuestos) influyen en el modelo de oferta y demanda de productos en general. Las empresas también tienen que conocer estos conceptos para fijar un precio efectivo para sus productos, a fin de garantizar que puedan maximizar sus beneficios.
En general

Así que, en esencia, los dos conceptos están muy relacionados, un cambio en la política macroeconómica repercutirá en muchas transacciones microeconómicas subyacentes. Comparativamente, un cambio en la toma de decisiones microeconómicas se sumará en conjunto para impactar en los conceptos macroeconómicos estudiados. Esta interdependencia, y la base de la teoría económica que ambos representan, es la razón por la que cualquier plan de estudios de economía requiere un amplio estudio de los conceptos macroeconómicos y microeconómicos.



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.