El precio de las malas decisiones financieras para las pequeñas empresas

Las empresas de nueva creación y los pequeños negocios siempre han tenido un porcentaje relativamente alto de fracasos, que es el precio final de tomar malas decisiones financieras.

Afortunadamente, muchos de estos fracasos empresariales pueden evitarse si quienes gestionan la empresa pueden evitar cometer algunos errores financieros comunes.
Por qué los propietarios de pequeñas empresas suelen tomar malas decisiones financieras

Muchas personas se lanzan a los negocios por su cuenta teniendo amplias habilidades para hacer que un negocio funcione en el día a día. Esta es a menudo una de las principales motivaciones para convertirse en autónomos abriendo una pequeña empresa en primer lugar.

Sin embargo, a menudo se pone demasiado esfuerzo en el funcionamiento diario de la empresa, mientras que no se presta suficiente atención a las prácticas de contabilidad y teneduría de libros, que son esenciales para dirigir una pequeña empresa de forma eficiente y rentable.

Aunque no sea posible controlar los factores externos, evitar simples errores financieros y mantener registros precisos beneficiará sin duda a cualquier pequeña empresa.
Errores financieros comunes cometidos por los operadores de pequeñas empresas

La siguiente lista incluye algunas de las malas decisiones financieras más comunes que los propietarios de pequeñas empresas suelen cometer al comenzar:
Subcapitalización: muchas empresas comienzan con un capital demasiado escaso para capear los tiempos difíciles. A veces las pequeñas empresas sufren de demasiado optimismo cuando el negocio está prosperando. Esto puede ser causado a menudo por la inflación, que lleva a la empresa a realizar inversiones innecesarias en activos fijos.
No tener un contable: uno de los errores más comunes que se cometen al iniciar un negocio es llevar una contabilidad deficiente. Aunque el gasto añadido puede ser una carga, contar con un contable competente y mantener unos registros eficientes puede amortizarse muchas veces a largo plazo.
Sobreinversión: muchas pequeñas empresas se exceden en la compra de inventario, especialmente si el negocio tiene algún nivel de éxito inicial. Aunque el aumento del inventario representa una fuente potencial de ingresos, si las ventas caen, el inventario adicional se convierte en un activo estancado. Con el inventario adicional, la empresa debe vender más cuentas sub-marginales. Esto hace que la empresa tenga que cargar con cuentas por cobrar, lo que puede causar problemas de flujo de caja.Falta de reservas para la financiación contingente – a la luz de los errores financieros anteriores, la empresa carecerá inevitablemente de la financiación para la depreciación de los activos, las deudas incobrables y otras contingencias. Además, es posible que la empresa no pueda permitirse el lujo de asegurarse contra las inundaciones, los incendios o las inclemencias del tiempo, que podrían causar daños considerables a la empresa y, en muchos casos, hacerla fracasar.
Otros factores importantes para las pequeñas empresas

Otro factor que puede causar dificultades a una pequeña empresa consiste en no tener o no seguir un plan de negocio completo. Disponer de un plan de negocio detallado, con imprevistos para cualquier eventualidad, podría salvar la empresa en un momento de recesión del mercado y puede ayudar a evitar malas decisiones financieras.

Además, disponer de suficiente capital al principio es probablemente la consideración más importante a la hora de poner en marcha una pequeña empresa, especialmente en los últimos tiempos. La capacidad de capear las condiciones financieras difíciles con un flujo de caja suficiente también suele marcar la diferencia entre ir a la quiebra o mantenerse en el negocio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.