Cómo evitar un despido

No importa dónde trabaje o qué tipo de empleo tenga, su empresa siempre puede correr el riesgo de sufrir despidos. A veces los despidos se dan a conocer con mucha antelación, pero en muchos casos los empleados no se enteran hasta el último momento. No siempre es fácil encontrar un nuevo empleo, por lo que es importante tomar medidas para intentar minimizar el riesgo de ser despedido. En la mayoría de los casos, los empresarios se fijan en diferentes aspectos de sus empleados para identificar a quién quieren despedir, por lo que merece la pena tomar medidas para protegerse. Estas son algunas de las formas en las que puedes reducir el riesgo de despido.
Buena asistencia y control del tiempo

A la hora de seleccionar un despido, la mayoría de los empresarios se fijan en la asistencia general y el control del tiempo de su personal. Si te pones enfermo con frecuencia o llegas tarde a menudo, correrás más riesgo que los que son puntuales y fiables. Si los despidos no son un problema en este momento y tu fiabilidad no es la mejor, puede que sea el momento de solucionarlo.
Actitud positiva

En cualquier lugar de trabajo, siempre hay personas que consiguen hundir a toda la plantilla. Suelen quejarse todo el tiempo, pueden suspirar con frecuencia y, en general, sólo transmiten malas vibraciones. Si quieres evitar un despido, asegúrate de tener una actitud positiva y un efecto positivo en tus compañeros. Todo el mundo tiene problemas externos a veces, pero déjalos en la puerta cuando vayas a trabajar.
Trabaja duro

Si te pusieras en el lugar de tu empleador y fuera tu empresa, ¿qué querrías de tus empleados? Esperarías que se pusieran manos a la obra y que al menos cumplieran tus expectativas. Si se saltan los plazos en el trabajo y no cumplen con sus obligaciones, será uno de los primeros en correr el riesgo de un despido. Si quieres evitar que esto ocurra, trabaja todo lo que puedas mientras estés allí, aunque quieras olvidarte por completo en cuanto te vayas.
Implícate

Los empleadores no sólo buscan a alguien que se siente solo y se ponga a trabajar, también quieren empleados comprometidos y dispuestos a involucrarse en diferentes aspectos del puesto. Si quieres ponerte por delante de los demás, involúcrate en tareas fuera del ámbito de tu trabajo, como la realización de presentaciones y el desarrollo del negocio. Cuanto más dispuesto esté a implicarse, más probable será que su empleador le valore y esté dispuesto a retenerle en la empresa.
Trabajo en equipo

Muchos empleados van a trabajar, cumplen los requisitos de su función y ya está. Los que ayudan activamente a sus compañeros, destacan mucho. Si quieres conservar tu trabajo, demuestra lo valioso que eres para la empresa y lo mucho que colaboras y ayudas a los demás. Cuando termines tu trabajo del día, pregunta a los demás si necesitan que les eches una mano con algo. Asegúrate de hacer tu turno para responder a las llamadas telefónicas y ofrece consejo si alguien tiene problemas. Los que actúan así son los que se convierten en imprescindibles para la empresa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.