La vida y los tiempos del legendario Steve Jobs

El consejero delegado de Apple, Steve Jobs, ha dimitido y ha cedido las riendas de la empresa que cofundó a su mano derecha de siempre, Tim Cook. Cuando se retiró, Apple había eclipsado al gigante petrolero Exxon Mobil como la mayor empresa del mundo, con una capitalización bursátil de 350.000 millones de dólares y casi 80.000 millones de dólares en efectivo. La vida y la carrera de Steve Jobs son legendarias, y un caso en el que la verdad es más extraña e inspiradora que la ficción. Steve Jobs fue todo eso: un universitario que reciclaba botellas para llegar a fin de mes, un budista vegetariano que experimentaba frecuentemente con LSD, un paria exiliado de su propia empresa y, finalmente, el padre fundador de tres productos fundamentales -el iPod, el iPhone y el iPad- que redefinirían el panorama de la informática personal para siempre. Ahora, mientras Jobs se retira y todo el imperio Wintel, que marginó a Apple durante las décadas de 1980 y 1990, yace destrozado y roto en pedazos ardientes a sus pies, echemos un vistazo a la vida del hombre que ha sido llamado el Walt Disney, Henry Ford y Thomas Edison de nuestro tiempo.
En 1955, el niño que se convertiría en Steve Jobs fue dado en adopción por un padre sirio y una madre estadounidense, y adoptado por la familia Jobs en Mountain View. Como estudiante de secundaria, asistía con frecuencia a las conferencias de Hewlett-Packard, y un verano trabajó allí a tiempo parcial. Fue durante ese fatídico verano cuando Jobs conoció al otro Steve: Steve Wozniak, el llamado “compañero de fatigas” de Jobs. Los dos Steves seguirían siendo amigos de por vida, aunque pasarían décadas antes de que naciera su creación, Apple. Jobs abandonó la universidad después de un semestre, durmió en las habitaciones de sus amigos, recicló latas y botellas para obtener dinero de bolsillo y comió gratis en un templo local de los Hare Krishna. Fue allí donde Jobs conoció la filosofía budista y decidió viajar a la India en busca de la iluminación espiritual. Tras ahorrar dinero de una breve temporada en el incipiente fabricante de videojuegos Atari, Jobs viajó a la India y se convirtió en un budista practicante, volviendo con la cabeza afeitada y vistiendo la ropa tradicional india. Jobs reconoce abiertamente que experimentó con frecuencia con el LSD, calificándolo como una de las experiencias más importantes de su vida.En 1976, los dos Steves y el inversor Ronald Wayne fundaron Apple Computers. Wayne era la “supervisión adulta” de los dos Steves, que tenían poco más de 20 años, algo parecido al triunvirato de Google, formado por un adulto (Schmidt) y dos niños (Page y Brin). Sin embargo, apenas dos semanas después, en una de las peores decisiones empresariales de la historia, Wayne renunció a su participación del 10%, que entonces valía 800 dólares. Si Wayne hubiera conservado sus acciones, su inversión valdría hoy más de 35.000 millones de dólares. Tras varios años de aumento de la rentabilidad, Jobs atrajo al presidente de PepsiCo, John Sculley, para que se convirtiera en consejero delegado de Apple en 1983, con la famosa pregunta: “¿Quieres vender agua azucarada el resto de tu vida, o quieres venir conmigo y cambiar el mundo?”

Sculley fue el mayor activo de Apple en sus años de formación. Fue el responsable de aumentar los ingresos anuales de la empresa de 800 millones de dólares a 8.000 millones en diez años. Sculley fue el artífice del famoso anuncio de Apple “1984”, que apuntaba al dominio de IBM en el mercado de los ordenadores personales. Difundió la adopción del Macintosh y elevó su precio para aumentar los márgenes de beneficio. Sin embargo, Sculley no tardó en enfrentarse a Jobs por su estilo de gestiónno lineal”. En 1985, una lucha de poder entre Jobs y Sculley terminó con el Consejo de Administración destituyendo a Jobs tres meses antes de su 30º cumpleaños.

Sin embargo, ser expulsado de Apple no frenó a Jobs ni un ápice. En 1985, fundó su propia empresa de ordenadores, NeXT, que producía máquinas muy caras y de última generación, adelantadas a la curva tecnológica. Fue con estos ordenadores con los que Jobs demostró su capacidad estética y su sensibilidad minimalista. Su NeXTCube, encerrado en un elegante cubo de magnesio, era un auténtico caramelo para la vista en comparación con las toscas máquinas Wintel que dominaban los primeros años de la década de 1990. Sin embargo, estas máquinas resultaron demasiado caras para fabricarlas a gran escala, y en 1993 sólo había vendido 50.000 unidades. Aunque NeXT fue un fracaso, Jobs realizó una de sus inversiones más importantes durante esta época. En 1986, Jobs compró The Graphics Group, una subdivisión de gráficos por ordenador de Lucasfilm, por 10 millones de dólares. Esta empresa, bajo la dirección de Jobs, se convertiría en Pixar, el gigante del CGI que produjo éxitos como Toy Story, Buscando a Nemo, Wall-E y otras innumerables películas para toda la familia. En 2006, su inversión de 10 millones de dólares fue comprada por Disney por 7.400 millones de dólares en acciones, lo que convirtió a Jobs en el mayor accionista de Disney con una participación del 7%.

Mientras tanto, en Apple, la némesis de Jobs, Sculley, fue destituido por el Consejo de Administración en 1993, tras años de reducción de márgenes y rentabilidad. Se culpó a Sculley de librar una inútil y costosa guerra contra IBM y de la irreparable fragmentación de su línea de productos, que ofrecía demasiadas variantes de su línea principal de Macintosh, desconcertando y alejando a los consumidores. Apple sustituyó a Sculley por Gil Amelio, a quien no le fue mucho mejor que a su predecesor. Amelio declaró: “Apple es como un barco con un agujero en el fondo, que pierde agua, y mi trabajo es hacer que el barco apunte en la dirección correcta”. Por desgracia para Amelio, se produjo un motín y la tripulación arrojó al capitán por la borda en 1996. Sin embargo, antes de ser sustituido, Amelio compró NeXT Computers de Jobs por 429 millones de dólares, allanando el camino para el regreso de Jobs. Jobs se convirtió en director general interino en 1997, y en 2000 se convirtió en director general permanente.

Tras pedir irónicamente prestados 150 millones de dólares a su amigo y compañero “Pirata de Silicon Valley”, Bill Gates, Jobs desechó inmediatamente varias empresas no rentables, como el Newton (que se convertiría en el prototipo del iPad), Cyberdog y OpenDoc para quitarse peso muerto. A continuación, lanzó el primer producto “i”: el ordenador todo en uno, el iMac, en 1998. Con el iMac, diseñado por el galardonado diseñador de productos Johnathan Ive, Jobs inició el tema de los productos minimalistas y elegantes en un surtido de colores básicos. El tema estético de Ive se trasladaría al siguiente producto importante, el iPod, y también al iPhone y al iPad. Los diseños de Ive han sido reconocidos como la razón principal de las rápidas ventas de los productos modernos de Apple. Juntos, Jobs e Ive fueron capaces de captar el sector de los reproductores de MP3 casi instantáneamente con el iPod en 2001, el sector de los teléfonos móviles con el iPhone en 2007 y el mercado de las tabletas, hasta entonces inexistente, con el iPad en 2010. Su entrada en el mercado de los teléfonos inteligentes y las tabletas fue muy criticada al principio por los cínicos, que creían que el fabricante de ordenadores se estrellaría en mercados desconocidos, pero Jobs demostró que se equivocaban con su notable capacidad para programar los lanzamientos y los ciclos de los productos casi a la perfección.

Incluso cuando Jobs se retira, la línea de productos de Apple está garantizada durante al menos otros dos años. Cuando Jobs volvió a Apple como un hijo pródigo, las acciones de Apple valían 4 dólares. Hoy se acercan a los 400 dólares. Está por ver si Apple sobrevivirá la próxima década sin su innovación, pero el éxito de Jobs como empresario y sabio tecnológico ya lo ha convertido en una leyenda moderna.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.